Lema

"El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona."
ARISTÓTELES (384 AC-322 AC), Filósofo griego.

domingo, 6 de enero de 2013

PARAPSICOLOGÍA: LA CIENCIA IMPOSIBLE




QUÉ ES, QUÉ NO ES.
Seres fallecidos que aparecen en fotos mucho tiempo después, movimientos de objetos sin fuerza física aparente, voces inexplicables grabadas en cinta magnética, personas que sin saber por qué presienten un peligro y evitan morir en un terrible accidente, objetos inexplicados en los cielos, combustión humana espontánea, personas que se transmiten el pensamiento a través de cientos de kilómetros, adivinación de acontecimientos futuros más allá del azar, desapariciones irresolubles... Todos ellos son fenómenos paranormales, en cuanto que son sucesos que están más allá de la normalidad cotidiana y su explicación nos obliga a romper con el conocimiento científico establecido. A una mente curiosa no se le escapa la presencia de este tipo de hechos a lo largo de toda la historia humana, muchos de ellos reseñados en antiguos textos, pero todos con una característica común: carecían de explicación. Al menos de una explicación lógica y racional que no recurriese al misticismo, la religión o la magia. 
En la actualidad, existe una ciencia (polémica y controvertida) que se ocupa del estudio de este tipo de fenómenos: la PARAPSICOLOGÍA. 
La Parapsicología ("para" -junto a), en contra de lo que diga la Wikipedia (cuyas fuentes dejan mucho que desear en ocasiones en cuanto a objetividad científica, que quede claro), es una Ciencia cuyo objeto de estudio son los fenómenos paranormales (y dejamos aparte la existencia o no de dichos fenómenos, dado que no es posible demostrar QUE NO EXISTAN). Este tipo de sucesos no son frecuentes, y en general no es posible replicarlos en laboratorio (en un ambiente con todas las variables controladas) por lo cual los métodos típicos de estudio científico no suelen ser aplicables. El genuino interés científico de la Parapsicología por averiguar la causa y el desarrollo de estos fenómenos se ve empañado por la legión de personajes que, apropiándose del término, lo han utilizado y utilizan con afán de lucro para otorgar mayor respetabilidad o seriedad a su labor, que en sí nada tiene de seria ni de honrada. De este modo, vemos curanderos, adivinadores de todo tipo, videntes, sanadores, contactados y estigmatizados que se autocalifican con la palabra PARAPSICÓLOGO cuando en realidad no pasan de ser unos simples estafadores (con estatus legal, claro, y con apenas estudios) que se nutren de la superstición, el miedo, y el desconocimiento de quienes acuden a ellos en busca de ayuda o consuelo. Es necesario entender que ese maremágnum de falso misticismo, creencias esotéricas distorsionadas y palabrería ha contaminado muy seriamente la imagen que la Parapsicología trata de mantener como ciencia, y que la sola mención del término provoca la sonrisa burlona en profesionales de la Psicología y ciencias afines. Así pues, entendamos que Parapsicólogos únicamente son los científicos que, con preparación adecuada y vocación de honestidad científica, se dedican de forma honrada y seria al estudio de los fenómenos paranormales.

ESTATUS CIENTÍFICO
Desde un punto de vista estrictamente científico, la Parapsicología sería una rama de la Psicología, y de hecho así es considerada en los estudios universitarios de algunos países. A instancias de la antropóloga Margaret Mead, en 1969 la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (máxima entidad científica mundial que define LO QUE ES CIENCIA y LO QUE NO LO ES) y basándose, entre otros, en los estudios del doctor en Biología y Psicología J. B. Rhine, llevados a cabo en el laboratorio creado por W. Mac Dougall  en la Universidad de Duke, Durnham, Carolina del Norte, acepta la Parapsicología como disciplina científica. Por lo tanto, su estatus se halla firmemente establecido.

OBJETO DE ESTUDIO Y MÉTODO DE CONOCIMIENTO
El objeto de estudio propio de la Parapsicología son los fenómenos paranormales. Éstos, son sucesos en los que de una manera u otra puede estar implicada la psique humana, que se salen de la realidad natural a la que estamos acostumbrados, que pueden ocurrir de manera no predecible y cuya mera existencia ya de por sí es un desafío para la Ciencia, dado que obligan a ir más allá del conocimiento establecido para darles explicación. Por esto último, a menudo resulta más lógico y fácil negar la existencia del fenómeno que disponerse a su estudio científico. Sin embargo, en este extremo llegamos a la paradoja de que un tribunal puede creer firmemente la declaración de un testigo respecto a un crimen (hasta el punto de que su testimonio puede enviar a alguien al cadalso), y sin embargo, si esa misma persona declara haber presenciado o protagonizado un fenómeno paranormal, un fenómeno de índole extraordinaria, no se le escucha, se le ridiculiza y automáticamente se le identifica con alguna etiqueta disgnóstica psiquiátrica. 
Es por esto, que la primera labor de la Parapsicología al recolectar datos es comprobar la veracidad y fiabilidad de los testigos y los posibles beneficios que podrían obtener éstos al realizar su declaración. Es evidente que cuanto más tengan que perder, más creíbles pueden resultar sus palabras siempre que no obtengan ningún beneficio en compensación. Curiosamente, se dan casos en que los testigos niegan posteriormente sus historias al ver el efecto de exclusión social, o incluso laboral, y burla pública que sus palabras han tenido. Con esto, la labor de la Parapsicología queda doblemente perjudicada, al negarse por sistema la existencia del fenómeno y la credibilidad del testigo.
Puesto que los fenómenos paranormales son a menudo espontáneos, impredecibles y poco manipulables, el Método Científico se ve en dificultades a la hora de darles explicación. No es posible replicar en laboratorio una psicofonía, la observación de un fantasma o una simple premonición sobre un hecho extraordinario. Los fenómenos estudiados en los laboratorios por investigadores como Rhine y otros se han limitado a la precognición, clarividencia, telepatía, telecinesis, pirocinesis, etc... es decir, aquellos en cierto grado controlables cuyas variables se pueden manipular para obtener resultados estadísticos debido a que precisan de un individuo que supuestamente produce o está involucrado en el fenómeno de manera más o menos consciente. 
El esquema de trabajo del Método Científico se basa en la observación sistemática, medición y experimentación, formulación de hipótesis y su comprobación, con posterior reformulación de hipótesis si es necesario. Sus pasos son: OBSERVACIÓN > INDUCCIÓN > HIPÓTESIS > EXPERIMENTACIÓN > DEMOSTRACIÓN O REFUTACIÓN > TEORÍA CIENTÍFICA. Es evidente que estos pasos sólo es posible seguirlos de manera rigurosa en un laboratorio, no para fenómenos únicos aislados. Además, el Método Científico se basa en dos pilares: la Reproductibilidad, lo cual implica que el fenómeno ha de ser reproducible para poder establecer una ley sobre su causa; y la Refutabilidad, es decir, que permita diseñar experimentos que en caso de dar resultados distintos a los predichos por la hipótesis planteada, la nieguen.
Es necesario aclarar que existe una gran variedad de métodos científicos. Según J. B. Conant no existe UN método científico, sino una amplio abanico de ellos que compondrían un conjunto de tácticas para construir el conocimiento. Así, el Método Hipotético-Deductivo utilizado por la mayoría de los científicos (que a menudo lo consideran el único válido), pertenece al Método Experimental, que a su vez es una variedad del Método Empírico-Analítico. Tenemos además, los Métodos Hermenéutico, Fenomenológico, Sistémico, Sintético, Lógico... etc. Por lo tanto, la Parapsicología no está obligada a seguir uno de ellos en exclusiva para conformar su corpus de conocimiento, por más que le pese a los muy ortodoxos, sino que nada le impide seleccionar aquel o aquellos que considere más apropiados en función de sus necesidades.

En general, la investigación se centra en tres tipos de fenómenos generales:
1. Fenómenos espontáneos: presentimientos, premoniciones, apariciones, sueños, etc... Su evidencia depende de la fiabilidad de los testigos, de la rapidez con que se tomó nota detallada del mismo y de la documentación que se reúna al respecto de lo observado o pensado. Pueden estudiarse mediante el método de la "observación expectante", centrándose en aquellos sujetos que han informado previamente de otros hechos y recogiendo sus sueños y testimonios lo más rápido posible. 
2. Experimentos cuantitativos de laboratorio (J. B. Rhine, J. G. Pratt y otros). Permiten la discusión científica de los resultados y se utilizan generalmente las cartas Zener, que consisten en cinco símbolos (cruz, círculo, cuadrado, estrella y línea ondulatoria) repartidos en 25 cartas (5x5). La casualidad llevará a 5 aciertos de 25 intentos, como promedio tras una larga serie de tiradas. Si se supera ese tope, mediante la teoría de la probabilidad puede calcularse la importancia estadística del resultado. 
3. Experimentos cualitativos. Se llevan a cabo con sujetos que se presume están psíquicamente dotados. A menudo estos sujetos obtienen sus mejores resultados en estado de trance, pero la investigación de esta clase es compleja y muy delicada. 

TIPOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS

Según Hans Bender, habría dos tipos de fuentes:
  • Los fenómenos espontáneos, que serían vivencias extraordinarias. Deben ser recogidos, comprobados, clasificados y analizados. 
  • La investigación experimental. Serían exploraciones estadísticas de tipo cuantitativo, mediante sujetos experimentales a los que se aplicaría la metodología desarrollada por Rhine.

Fue Richet quien dividió los fenómenos en dos tipos:
  • Objetivos: existe evidencia física, son observables.
  • Subjetivos: se desarrollan dentro de la mente del sujeto. 
En general, los fenómenos pueden clasificarse como en el siguiente cuadro, elaborado a modo de tentativa, que no es excluyente ni absoluto:





CENTROS DE INVESTIGACIÓN
El estudio científico de la Parapsicología se lleva a cabo en universidades de todo el mundo. Veamos algunas.
Universidad de Utrecht, con Cátedra de Parapsicología creada en 1953. Se puede estudiar un curso trimestral intensivo "Introducción Teórica y Empírica en Parapsicología" y se puede hacer una tesis de doctorado. 
Universidad de Edimburgo, Cátedra de Parapsicología Koestler establecida en 1983. Cuenta con una gran respetabilidad internacional y sus investigaciones son muy serias. Ha publicado estudios concluyentes sobre la existencia de la Telepatía y la Psicocinesis. 
Universidad de Duke (Durnham, Carolina del Norte), Centro de Investigación Rhine (antigua Fundación para la Investigación de la Naturaleza Humana o FRNM creada por J. B. Rhine bajo el auspicio de C. Carlson, fundador de Xerox, y otros, en 1962). Lleva a cabo sus investigaciones, cada vez más complejas, mediante avanzado instrumental y con medios muy sofisticados.
Universidad de Virginia, División de Estudios Perceptivos. Es una unidad del departamento de Medicina Psiquiátrica, encargada de investigar fenómenos como la reencarnación, las experiencias cercanas a la muerte, las apariciones y las experiencias extracorpóreas. 
Universidad de Arizona, Programa Veritas. Investiga la posibilidad de la superviviencia de la identidad tras la muerte física, siempre utilizando rigurosos métodos de investigación.
Universidad de Hertfordshire. Mantiene varios proyectos: Evaluación crítica de las evidencias de lo paranormal, Psicología del engaño, la mentira y el fraude, El testimonio visual y lo paranormal, Psicología de la intuición, y Lenguaje y falsos recuerdos.
Universidad Lateranense del Vaticano, Cátedra de Parapsicología en la Academia Alfonsiana. Ha propuesto el término de Paranormología como sustituto de Parapsicología.
Universidad de Friburgo, Instituto de Parapsicología, denominado Instituto de Áreas Limítrofes de la Psicología y la Salud Mental (Institut für Granzgebiete der Psychologye uns Psychohygiene, IGPP), fundado por el psicólogo y físico Hans Bender en 1950. Investiga fenómenos y anomalías en las fronteras del conocimiento científico actual. Asesora a personas que viven experiencias excepcionales, y mantiene una gran biblioteca y un archivo de investigación. Forma estudiantes graduados y es la institución más grande de su tipo de todo el mundo. 

UN POCO DE HISTORIA
Podríamos remontar los orígenes de la inquietud humana hacia este tipo de fenómenos a los primeros tiempos de la civilización, cuando los oráculos hablaban por boca de personas que servían como vehículo de comunicación a los dioses, y los chamanes, brujos y hechiceros leían el porvenir en la sangre de los animales, el movimiento de las estrellas, o huesos y piedras lanzados al aire. Desde tiempos olvidados los gobernantes han contado a su lado con aquellos individuos capaces de pronosticar el futuro, de acertar en sus predicciones sobre el porvenir y la fortuna, aunque la mayoría de las veces no fuesen sino meros charlatanes de elaborada reputación. 
Tras un lapsus de milenios en los que la religión gozó del derecho a decidir cómo era y cómo no era la naturaleza del universo, la llegada del método científico, de la Ilustración y de los librepensadores renovó el interés por unos sucesos inexplicables que habían estado siempre ahí, a menudo ocultos por miedo a las represalias y a las interpretaciones en términos extremos del bien y del mal que realizaban con el más encarnizado fanatismo las autoridades religiosas. 
A finales del siglo XVIII la fama del médico F. A. Mesmer (1734-1815) y su flujo magnético -antecesores directos de la Hipnosis-, con el que pretendidamente curaba a los enfermos, ayudó a alimentar la idea de que había en la Naturaleza fuerzas extrañas de las que nada se sabía y que debían ser conocidas. A mediados del siglo XIX las hermanas Fox se declaran testigos de fenómenos paranormales originados por espíritus de personas fallecidas -años después confesaron haber cometido fraude-, y Allan Kardec, en Francia, un educador intrigado con estos fenómenos, funda el espiritismo al escribir El Libro de los Espíritus. La práctica de sesiones mediúmnicas y el movimiento espiritista se extendieron por toda Europa y América.
La popularidad de estos fenómenos atrae la atención de investigadores serios que se preguntan cuánto hay de verdad y cuánto de engaño en todo esto. Y así, en 1882  los investigadores W. Crookes, E. Gurney, H. Sidgwick y F. Myers (entre otros) fundan en Londres la Sociedad de Investigaciones Psíquicas (SPR), cuyos primeros presidentes fueron hombres de reconocida talla intelectual y científica:
  • Sir William Crookes, físico, inventor del tubo de Crookes, antecesor del tubo de rayos catódicos. Hizo amplios experimentos con un médium muy famoso en su época llamado Daniel Dunglas Home.
  • Sir Oliver Lodge, físico también.
  • Lord Rayleigh, otro físico, premio Nobel en 1904, y descubridor del argón.
  • Charles Richet, fisiólogo francés.
  • Camille Flammarion, astrónomo francés.
  • Henry Bergson, filósofo francés.
  • William James, filósofo y padre de la Psicología norteamericana.
  • Arthur James Balfour, Primer Ministro británico.
En 1885 se funda la Sociedad Americana de Investigación Psíquica (ASPR), su equivalente en Estados Unidos. Tanto una como otra centraban su trabajo en la clasificación e investigación de fenómenos anecdóticos de los que eran informadas, sucesos raros e inesperados como los fantasmas, la comunicación con los muertos, ectoplasmas,... Su investigación se realizaba con rigor, pero con las limitaciones propias de fenómenos no reproducibles.
Antes de 1934, J.B. Rhine se dedicó a investigar la clarividencia con registros escritos por médiums, esperando poder confirmar científicamente la existencia de espíritus extracorpóreos. Pronto desistió de éste método, y tras concluir que no podría encontrar pruebas irrefutables, comenzó a trabajar en 1934 en el Laboratorio de Parapsicología de la Universidad de Duke utilizando la baraja de Zener. Sus experimentos estadísticos mostraron que algunas personas estaban dotadas con capacidad de percepción extrasensorial. Expuso sus investigaciones en Percepción Extrasensorial (1934), y ante las críticas recibidas, mejoró sus métodos y escribió Nuevas Fronteras de la Mente (1937), logrando que el Instituto Americano de Estadística Matemática reconociera la validez de su método. Hacia los años 40, superada la fase de demostración de la existencia de la ESP, se centró en averiguar qué condiciones la favorecían y descubrió que resultaban muy importantes el estado de ánimo, la actitud, y la relación sujeto-experimentador, y encontró también que la baja puntuación era tan reveladora como la alta. Sus estudios minuciosos incluían las circunstancias, ambiente y condiciones de las respuestas psíquicas de los sujetos, para elaborar posteriormente el análisis estadístico de los resultados. 
Hacia los años 50 se introducen instrumentos electrónicos en la experimentación y los investigadores se centran más en la psicocinesis, el movimiento de objetos. 
En la década de los 60 comienzan a popularizarse los fenómenos paranormales y su investigación, especialmente a través de la televisión y de la publicación de numerosos libros. La llegada de la filosofía oriental a Europa y América abre la puerta a todo cuanto se relaciona con el misterio, las capacidades ocultas de la mente humana, los fenómenos extraños, la parapsicología, la ufología. La popularidad que adquieren en un primer momento todas estas cuestiones atrae, igual que un siglo antes, la atención de investigadores serios, escritores, filósofos, y también, por supuesto la de aquellos que ven en esta nueva moda una lucrativa fuente de negocio (falsos gurús, sanadores, cazafantasmas...).
Durante un par de décadas más la Parapsicología goza de popularidad y cierta reputación hasta que en los años 90, quizá por un exceso de saturación producida por el cine, la televisión y la prensa, queda relegada a las universidades donde todavía se investiga de modo científico. La llegada de Internet permite que la información seria, científica y rigurosa llegue a más personas interesadas y curiosas, pero también que les alcancen un maremágnum de creencias místicas falsas entremezcladas con retazos de investigación científica, esoterismo y charlatanería que hacen muy difícil separar el grano de la paja, lo que es ciencia real de lo que no lo es. 
Adentrados ya en el siglo XXI, la Parapsicología sigue viva, arrinconada pero investigando con rigor y seriedad todos aquellos fenómenos que nos parecen situados más allá de la naturaleza y de la normalidad estadística, utilizando ordenadores y toda una gama de nuevos desarrollos tecnológicos que no hacen sino aumentar aún más la precisión y exactitud de las investigaciones. 

ALGUNOS INVESTIGADORES IMPORTANTES
-Españoles
Germán de Argumosa (1921-2007)
De antepasados ilustres, Germán de Argumosa participó en la Guerra Civil Española como voluntario en el Requeté, pero al finalizar la guerra su activismo pro-monárquico y antifranquista le llevó en repetidas ocasiones a la cárcel, salvándose de morir fusilado gracias a su amistad personal con algunos generales importantes del Régimen. Amigo personal de Enrique Tierno Galván, con quien compartió prisión, llevó a cabo una intensa labor de conferenciante y escritor y comenzó al final de la década de los 50 a publicar artículos sobre los fenómenos paranormales. De amplísima cultura y precisa expresión académica, fue autodidacta, no obtuvo nunca título universitario, pero sí recibió invitaciones para participar como filósofo y parapsicólogo en cursos de numerosas universidades, desarrolló seminarios y dio conferencias y participó en varios programas de radio sobre temas parapsicológicos. investigó meticulosamente el fenómeno de las psicofonías, denominó Parapsicobiofísica a la Parapsicología y es conocido mundialmente por sus estudios sobre las caras de Bélmez de la Moraleda. Estaba convencido de que los fenómenos paranormales no debían quedar excluidos de la interpretación del mundo y del ser humano. Se le considera Padre de la Parapsicología española.
Sinesio Darnell
Químico industrial, técnico en microbiología y diplomado en química oleícola, miembro del comité técnico del Congreso Europeo de Parapsicología, fue el mayor experto español en psicofonías y psicoimágenes, campo que se conoce como la Transcomunicación Instrumental. Comenzó a investigar en el tema en 1974 llevado por la curiosidad, y apoyaba la Teoría de la Interfase, basada en la idea de que entre una vida terrena y una espiritual hay una zona intermedia en la que se manifestarían estos fenómenos, una interfase formada por diferentes planos con estados de conciencia diferentes. Es el referente clave dentro de la investigación metódica y analítica de estos fenómenos en España.
José María Pilón (1924-2012)
Sacerdote jesuita licenciado en Filosofía y Teología. Miembro de la Sociedad Española de Parapsicología y Organizador y exponente de conferencias y seminarios sobre radiestesia y parapsicología en general, fue un activo comunicador, investigador y divulgador de todos estos fenómenos. Colaboró con las Fuerzas de seguridad del Estado en casos de personas desaparecidas o secuestradas utilizando el método de la telerradiestesia. Investigó, entre otros casos, El palacio de Linares y Las cáras de Bélmez.
F. Jiménez del Oso (1941-2005)
Psiquiatra y periodista español que se interesó por todo tipo de temas misteriosos, desde la parapsicología hasta los enigmas de las antiguas civilizaciones pasando, por supuesto, por el Fenómeno OVNI. Al margen de su trabajo como psiquiatra, escribió numerosos libros y se le considera el máximo divulgador de estos temas en España, ya que comenzó realizando programas de corta duración sobre estos sucesos en los años 70 de la mano de su amigo Chicho Ibáñez Serrador (conocido realizador televisivo). Presentó y realizó numerosos programas de televisión dedicados a ofrecer al público todo este tipo de misterios: Más allá, La Puerta del Misterio, Punto de Encuentro, La España Mágica, En busca del Misterio, La Otra Realidad, Viaje a lo Desconocido. Fundó y dirigió revistas de esta temática como Más allá de la Ciencia, Espacio y Tiempo, Enigmas del Hombre y del Universo. Acusado de falta de rigor científico por algunos, sin embargo él mismo despedazó mitos como el de las Líneas de Nazca o el Astronauta de Palenque, proporcionando explicaciones místico-religiosas más verosímiles que las de otros investigadores.
Antonio Ribera
Para algunos el Fenómeno OVNI entraría dentro del campo de la investigación parapsicológica, al consistir en un fenómeno cuestionable de características inexplicables para nuestra ciencia que ocurre en presencia de testigos; para otros, en cambio, sería un campo aparte de la parapsicología y con entidad propia. Si admitimos el primer supuesto, debemos mencionar a Antonio Ribera, padre de la Ufología española, profundo conocedor de éste fenómeno, autor de numerosos libros sobre el tema y fundador del Centro de Estudios Interplanetarios de Barcelona. Colaboró activamente en revistas de esa temática, y su profesión fue la de traductor, especialmente de obras inglesas al castellano. Fue también impulsor de la exploración submarina y dirigió la primera expedición española a la Isla de Pascua, la Operación Rapa Nui.
-Extranjeros
J. B. Rhine (1895-1980)
Acuñó el término PARAPSICOLOGÍA traduciendo el término alemán introducido por Max Dessoir. Comenzó sus investigaciones en el Laboratorio de Parapsicología creado por W. Mc Dougall en la Universidad de Duke, en Durnham. Desarrolló un método de investigación estadística cuantitativa para la investigación de fenómenos paranormales como la precognición o la telepatía, aunque anteriormente otros investigadores ya habían realizado trabajos similares. Fundó instituciones para la profesionalización de la parapsicología en Estados Unidos, como la Asociación Parapsicológica, y el Centro de Investigación Rhine, desvinculado actualmente de la Universidad. 

Charles R. Richet (1850-1935)
Doctor en Medicina, en Ciencias y Catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de París. Uno de los investigadores pioneros de la fenomenología paranormal. Introdujo el término Metapsíquica para identificar todas estas investigaciones. Su labor dio cuerpo a un grueso volumen: Tratado de Metapsíquica: cuarenta años de trabajos psíquicos

A. Koestler (1905-1983)
Periodista, novelista, historiador, activista político y filósofo social húngaro de nombre original Kosztler Artúr. En su juventud se comprometió políticamente con el comunismo y tras dejar Hungría, vivió en Austria, Palestina, Alemania, e incluso viajó a la URSS para conocer el régimen de Stalin, que le decepcionó; fue corresponsal de guerra en la Guerra Civil Española y al acabar ésta abandonó el Partido Comunista y se convirtió en un acérrimo detractor de esa ideología. Tras participar  en la Segunda Guerra Mundial, se estableció en Inglaterra. En su libro Las Raíces del Azar (1974), realiza una introducción a la Parapsicología y sugiere vínculos entre la mecánica cuántica, los neutrinos, el tiempo y los fenómenos paranormales, influenciado por el concepto de sincronicidad de C. G. Jung.
Hans Bender (1907-1991)
Psicólogo y físico alemán, creó en 1950  en la Universidad de Friburgo el Instituto de Áreas Limítrofes de la Psicología y la Salud Mental. Investigaba, según él, la "experiencia humana inusual", como poltergeist y clarividentes. Uno de sus casos más famosos es el poltergeist de Rosenheim, documentado no sólo por su equipo sino también por la policía, técnicos de la Oficina Postal y por físicos del instituto Max Planck de Munich.
J. G. Pratt (1910-1979)
Psicólogo americano especializado en el campo de la Parapsicología. Investigó la ESP, la psicocinesis y el poltergeist. Colaboró con Rhine desde 1932 hasta 1964. Sus investigaciones son consideradas por algunos parapsicólogos -no sin controversia- como muestra evidente de la existencia de los fenómenos psi. Fue el principal autor de un artículo en Nature donde ofrecía un sumario estadístico de más de una década de experimentos con el dotado psíquico Pavel Stepanek.
D. Scott Rogo (1950-1990)
Escritor e investigador del campo de la Parapsicología. Comenzó a publicar artículos sobre el tema cuando aún era un adolescente, y se le puede considerar uno de los grandes divulgadores de la fenomenología paranormal, con vastos conocimientos sobre el tema, aunque a diferencia de otros, fue también un investigador activo afiliado a la ASPR (Sociedad Americana de Investigación Psíquica) y a la SPR (Sociedad de Investigación Psíquica) de Londres. Investigó el fenómeno del Ganzfeld, las casas encantadas, el poltergeist, los milagros y las ECM. Tras su asesinato durante un robo en su apartamento, aún sin esclarecer, la Fundación Parapsicológica creó el premio "D. Scott Rogo de Literatura Parapsicológica" en su memoria. 

M. Ryzl 
Bioquímico checo que se interesó por la parapsicología y especialmente por el desarrollo de las facultades paranormales mediante la hipnosis y la sugestión. Llevó a cabo una amplia investigación sobre Pavel Stepanek, uno de los más famosos dotados psíquicos del siglo XX.
C. G. Jung (1875-1961)
Psiquiatra, psicólogo y escritor suizo, fue en su juventud un destacado discípulo de Sigmund Freud, de quien posteriormente renegó para seguir su propio camino profesional y personal. Durante toda su vida su mentalidad abierta e inquisitiva le condujo a interesarse por los fenómenos paranormales, hecho que se pone de manifiesto en su tesis doctoral: Acerca de la psicología y patología de los llamados fenómenos ocultos, donde intentaba dar una explicación científica del espiritismo. En su obra Sincronicidad como principio de conexiones acausales, publicado en 1952, expone su idea de la sincronicidad, la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal, es decir, la coincidencia temporal de dos o más sucesos relacionados, pero sin ser causa unos de otros. Posteriormente da una interpretación muy personal del fenómeno ovni en Un mito moderno. De cosas que se ven en el cielo. Aunque no llevó a cabo investigaciones parapsicológicas, su pensamiento ha impregnado a los investigadores que se dedican a ello, hasta el punto de que algunos lo consideran una especie de Padre Ideológico de la Parapsicología.

GLOSARIO DE ALGUNOS TÉRMINOS DESTACADOS
A.A.A.S. - American Association for the Advancement of the Sciences, siglas de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias, organismo que agrupa todas las ciencias oficiales que existen en el mundo. 
Adivinación - Capacidad de conocer acontecimientos futuros o hechos u objetos ocultos mediante la Percepción Extrasensorial directa o utilizando algún medio o técnica como bola de cristal, cartas, o péndulo.
Aparición - Fantasma, imagen real o alucinatoria de una persona viva o muerta.
Aporte - Objeto material que traspasa las barreras físicas, y puede desaparecer, sin causa física evidente alguna.
Aura  - Emanación de color que rodea el cuerpo humano y los de animales y plantas, observada por algunos clarividentes.
Autoscopia - Facultad de llegar a ver los propios órganos internos del cuerpo.
Autosugestión - Capacidad de la mente humana para convencerse de una idea hasta el extremo de llegar a ser asumida como realidad subjetiva. 
Bilocación - Capacidad de encontrarse la misma persona simultáneamente en dos lugares distintos. 
Biofotogénesis - Capacidad de modificación de los tejidos celulares que hace que emitan destellos de luz propia.
Biopausia - Facultad de controlar y neutralizar las propias funciones biológicas. 
Campo Psi - Término propuesto para un supuesto campo energético que explicaría la correlación entre los factores físicos que intervienen en lo paranormal. 
Casa encantada - Nombre dado popularmente a los Poltergeist.
CHE - Combustión Humana Espontánea, fenómeno en el que un cuerpo humano es devorado y consumido por el fuego, sin causa evidente externa de calor, y sin apenas sufrir daño el entorno en el que se encuentra.
Clarividencia - Capacidad psíquica de ver a través de la materia sin obstáculos de distancia ni tiempo, forma de conocimiento paranormal. 
Cumberlandismo - Capacidad puesta de manifiesto por el prestidigitador inglés Cumberland de percibir los movimientos inconscientes de un sujeto cuyo pensamiento se quiere conocer. 
Dermoóptica - Capacidad de captar imágenes a través de la piel, especialmente las yemas de los dedos. 
ECM - Experiencia Cercana a la Muerte, aquellos fenómenos en los que un sujeto ha estado clínicamente muerto y al ser revivido narra unas vivencias personales no acordes con nuestro conocimiento científico actual. 
Ectoplasma - Sustancia de naturaleza desconocida que emana del cuerpo del médium. 
Escritura automática - También llamada Psicografía, capacidad de escribir textos en el idioma propio o en otro desconocido en estado de trance y sin control consciente del sistema motor.  
ESP - Extra-Sensory Perception, abreviatura de Percepción Extrasensorial en inglés. 
Espiritismo - Doctrina creada por Allan Kardec que atribuye la existencia de un cuerpo astral o espíritu al ser humano que perviviría tras la muerte, de manera que sería posible el contacto o la comunicación con dicho espíritu. 
Estigma - Lesiones cutáneas figurativas o imitativas que aparecen sin causa física evidente en el cuerpo humano, y que aparentemente son alteraciones de carácter psicosomático.
Extrasensorial - Todo aquello que va más allá de los sentidos físicos.
Fantasma - Aparición, bilocación, proyección astral o alucinación consistente en la observación de una persona fallecida o que físicamente no se encuentra en el lugar. 
Fenómeno Psi - Todos los fenómenos que se producen como resultado de la acción psíquica o acción Psi.
Fotogénesis - Capacidad de producir luces paranormales.
Ganzfeld - Técnica utilizada para probar la percepción extrasensorial, elaborada en 1930 por Wolfgang Metzger, y que consiste en aislar aislar parcialmente la estimulación sensorial y tomar nota de las impresiones que recibe el individuo. Con esta técnica se han obtenido las pruebas cuantificables más fuertes hasta la fecha sobre la existencia de la telepatía. 
Gnosis - Fenómeno místico consistente en la adquisición de conocimiento sin que medie sistema intelectual o pedagógico alguno.
Glosolalia - Fenómeno en el que una persona con capacidades psíquicas en un estado de trance o hipnosis profunda puede hablar o escribir en lenguas que no conoce.  
Heteroscopia - Capacidad o alucinación de visión de los órganos internos de otra persona. 
Hipnosis - Fenómeno de sueño artificial provocado por sugestión o autosugestión en el que se anula la voluntad consciente. 
Infestación - Referido a lugares o viviendas, sinónimo de Poltergeist.
Jaula de Faraday - Recinto metálico cuyo interior permanece aislado de emisiones eléctricas o electromagnéticas, ideado por el físico inglés Faraday.
Karma - Ley universal absoluta de retribución compensativa basada en el principio de Acción - Reacción.
Levitación - Levantamiento de objetos, especialmente el cuerpo humano, sin intervención de fuerza o agente físico de ningún tipo.
Logurgia - Capacidad que tienen algunos curanderos o cirujanos psíquicos de trabajar mediante el poder de la mente.
Mancias - Técnicas adivinatorias que ha utilizado el ser humano desde el origen de los tiempos: cartomancia, quiromancia, bola de cristal,...
Médium - Término del Espiritismo referido a toda persona que en estado de trance puede comunicarse con los espíritus, entendidos éstos como habitantes de otra dimensión.
Metapsíquica - Nombre primigenio otorgado a la Parapsicología por C. Richet, como ciencia que estudia los fenómenos físicos y psicofísicos que exceden los límites de la conciencia normal producidos por fuerzas inteligentes o facultades desconocidas de la mente. 
Ocultismo - Escuela de pensamiento que estudia los misterios de la naturaleza y los poderes psíquicos latentes del ser humano. 
Osmogénesis - Producción de substancias aromáticas de origen paranormal. 
Oui-Ja - Nombre formado por las palabras francesa y alemana que significan "sí" y que se aplica a una tabla en la que se encuentran estampados el alfabeto y los números del 0 al 9 y sobre la cual se mueve un vaso o una plancha de madera, mediante el contacto simultáneo de varias personas, y con el fin de comunicar con entidades no corpóreas.
Paraciencias - Todo campo del conocimiento humano que trate de analizar aspectos de la Naturaleza inaccesibles al método científico ortodoxo. 
Parapsicobiofísica - Término propuesto para sustituir al de Parapsicología, referido más a una forma exclusivamente materialista de conocimiento y que se aplica en algunos países de Europa. 
Pirocinesis - Capacidad de crear y controlar fuego con la mente. 
Poltergeist - Término alemán que significa "duende ruidoso" y se refiere a una extensa gama de fenómenos parafísicos que se manifiestan en conjunto en un determinado lugar y momento. También se le denomina "fenómeno de las casas encantadas" o "infestación". 
Precognición - Capacidad de percepción de un acontecimiento que no se ha producido todavía.
Proyección astral - Separación, voluntaria o involuntaria, del cuerpo astral del cuerpo físico con el fin de transportarlo a alguna parte.
Psicofonía - Grabaciones realizadas sobre cinta virgen de sonidos y voces humanos sin causa evidente ni conocimiento de su procedencia.
Psicofotografía - Capacidad de plasmar una imagen sobre una película fotográfica sin exponerla a la luz y sin causa física evidente.
Psicoimagen - Aparición de rostros o imágenes de personas en aparatos electrónicos (televisores, ordenadores) sin causa evidente y de procedencia ignorada.
Raps - Palabra inglesa que designa ruidos insólitos producidos sin causa explicable. 
Radiestesia - Arte de captar mediante el uso de una varilla o péndulo manantiales de agua, objetos enterrados, tesoros ocultos o incluso personas desaparecidas mediante la percepción extrasensorial.
Retrocognición - Conocimiento de vivencias o sucesos pasados que no han podido ser conocidas por los canales sensoriales normales y no pertenecen a la memoria del individuo.
Serendipia - Casualidad, coincidencia, accidente. Realizar un hallazgo inesperado cuando se busca otra cosa distinta.
Tarot - Baraja de 78 cartas, cuyo origen se remonta a Egipto, utilizadas para realizar predicciones. 
Telecinesis - Desplazamiento de objetos sin causa física conocida.
Telepatía - Transmisión del pensamiento a distancia.
Teleplastia - Capacidad de crear formas a distancia.
Ufología - Estudio científico de los denominados Objetos Volantes No Identificados. Es un área limítrofe, de manera que su inclusión o no dentro de los fenómenos paranormales es cuestión de controversia, y depende del enfoque o hipótesis de que se parta en su estudio. 
Vidente - Persona que ha dado muestras comprobadas de la facultad de clarividencia. 
Zahorí - Radiestesista, término en desuso.
Zener - Baraja de cartas formada con símbolos especiales utilizada en experimentación psíquica.


Como hemos visto, la Parapsicología es una ciencia cuya propia existencia se ve obligada a justificar día tras día, ante los ataques de los autodenominados "escépticos" por un lado, y la nefasta reputación que le proporcionan charlatanes, adivinadores y estafadores, por otro. En esta situación, encontramos acérrimos defensores de la NO EXISTENCIA de ningún fenómeno paranormal, como la Fundación James Randi, que promete un premio económico a quien se atreva a realizar en sus locales algún fenómeno paranormal de existencia irrefutable; la hipótesis planteada por ellos es que si un mago o prestidigitador puede replicar el fenómeno, entonces el testigo o sujeto lo está haciendo ya desde el primer momento. 
Sea como fuere, las posiciones extremas nunca conducen al avance del conocimiento científico ni al entendimiento entre los hombres y sus actitudes. Quizá los fenómenos paranormales sean fruto de la imaginación de la mente humana o del fraude y ninguno de ellos tenga consistencia real, o tal vez nos estén mostrando la existencia de otras realidades más allá de la nuestra cuya presencia no sospechamos. Sea como sea, no hay ningún motivo para que su estudio científico quede relegado al olvido y no sea un objetivo legítimo para una Ciencia que, independientemente de sus resultados finales, si es que puede haberlos, merece un lugar, por mínimo que sea, entre las demás. 

1 comentario: